La Comunidad de Madrid instala desfibriladores para ser una ciudad ‘cardio-protegida’

La Comunidad de Madrid es consciente de la importancia de ‘cardio-proteger’ a los ciudadanos. Es por ello, que el diciembre de 2016 decidió incorporar nuevos dispositivos en los espacios públicos de la comunidad.

Los desfibriladores son dispositivos portátiles, ligeros y que administran descargas eléctricas a la víctima de un paro cardiaco. Dichos equipos evalúan las constantes vitales, de tal manera que nunca harán una descarga si el paciente no la necesita.

Las estadísticas señalan que en España fallecen cerca de 100 personas al día por paro cardiaco, algo evitable en muchos de los casos mediante el uso del desfibrilador, que hace que el paciente aumente hasta el 90% sus posibilidades de sobrevivir si se le atiende en los dos primeros minutos.

Cristina Cifuentes, Presidenta de la Comunidad de Madrid, “regulará la instalación y el uso de desfibriladores y su obligatoriedad en determinados espacios donde se prevea una alta afluencia de personas“, según ha señalado en una nota de prensa.

En la región, el Servicio de Emergencia 112 registró en 2015 más 1.200 paradas cardiorrespiratorias fuera del ámbito hospitalario.

Además, personal del SAMER (Protección Civil de Las Rozas), atendió en 2016 12 emergencias en las que fue preciso el uso de desfibrilador y hace hincapié en la importancia de la formación y prevención.

No obstante, cabe señalar que los desfibriladores son equipos fáciles de manejar. El dispositivo en sí proporciona las instrucciones necesarias mediante sonidos para que el personal no sanitario conozca los pasos a seguir y sean capaces de actuar ante un caso de paro cardiaco.

En el último pleno ordinario del Ayuntamiento de Las Rozas en diciembre de ese mismo año se consiguió unanimidad para una moción del grupo Ciudadanos para dotar de desfibriladores a todos los edificios públicos de la región, cuyo uso inmediato puede salvar la vida de muchas personas.

Está comprobado que las posibilidades de sobrevivir a un episodio cardiaco se reducen un 10% por cada minuto que pasa. Por ello la rapidez es crucial en estos casos. Se salvarían muchas vidas si todos conociéramos un lugar cercano donde acceder a un desfibrilador.

Comments are closed.